ETI expulsa a Fyffes

El pasado 25 de marzo, la junta directiva de la Iniciativa de Comercio Ético (ETI por su sigla en inglés) anunció la decisión de cancelar la membresía de la transnacional irlandesa Fyffes, recientemente adquirida por el grupo económico japonés Sumitomo.

La membresía de Fyffes había sido suspendida en mayo del 2017 a raíz de una queja presentada por Banana Link y la UITA.

La ETI constató que las subsidiarias1 de Fyffes en Honduras estaban infringiendo su Código Base al fallar en respetar debidamente la libertad de asociación y el derecho a la negociación colectiva.

Tampoco estaban garantizando un espacio de trabajo seguro e higiénico dentro de sus plantaciones de melones en el sur de Honduras.

Además de negarse a reconocer la legitimidad de las subseccionales del Sindicato de Trabajadores de la Agroindustria y Similares (STAS), las trabajadoras han denunciado extenuantes jornadas de trabajo y el no pago del salario mínimo, ni de horas extra y vacaciones proporcionales.

Asimismo, la falta de acumulación de antigüedad y de cotización a la seguridad social, la creación de “listas negras” y un constante hostigamiento por estar afiliadas al STAS.

El antisindicalismo de Fyffes

“Durante su suspensión, se alentó a Fyffes a desarrollar e implementar soluciones a las problemáticas contenidas en la queja (…).

A pesar de los esfuerzos realizados, la junta directiva de la ETI constató que Fyffes no logró dar respuesta a las preocupaciones planteadas (…), por lo tanto no tuvo más opción que cancelar su membresía”, se lee en el comunicado2.

Peter McAllister, director de la ETI, dijo que en las cadenas de suministro global siempre se dan problemas o disputas que involucran a compañías que son miembros de la ETI, y que se abordan a través de un proceso de mediación.

Dichas compañías se comprometen a implementar un código de buenas prácticas laborales reconocido internacionalmente y a mejorar su desempeño.

“Desafortunadamente, a pesar de nuestros mejores esfuerzos, en el caso de Fyffes todo esto no ha sucedido”, agregó McAllister.

Fyffes contra la pared

“Tomaron la decisión correcta. Fyffes no sólo había sido suspendida de la ETI, sino también fue descertificada por Comercio Justo Estados Unidos (Fair Trade USA), está señalada ante la OIT por la violación de los convenios 87 y 98 y en la queja contra Honduras por violación al capítulo laboral del CAFTA3”, dijo Tomás Membreño, presidente del STAS.

El dirigente sindical aseguró que la transnacional frutera aprovechó la ineficiencia y la complicidad del gobierno hondureño para tratar de justificar violaciones inhumanas a los derechos laborales y sindicales en sus plantaciones de melones.

Los consumidores deben saber las injusticias que hay detrás de lo que comen, y que estos melones son el resultado de la pobreza extrema en que viven miles de trabajadoras y trabajadores en el sur de Honduras”, manifestó Membreño.

Fyffes tendrá 28 días para apelar la decisión de la junta directiva de la ETI.


1 Melón Export S.A. (Melexsa) y Sur Agrícola de Honduras S.A. (Suragroh)
2 https://www.ethicaltrade.org/blog/eti-terminates-fyffes-membership-statement-8
3 Tratado de Libre Comercio entre Estados Unidos, Centroamérica y República Dominicana)
http://www.rel-uita.org/honduras/eti-expulsa-a-fyffes/