Quienes Somos?

Historia

COLSIBA es fundada en San José, Costa Rica, en el mes de mayo de 1993, bajo los fundamentos históricos del movimiento obrero internacional: la unidad de la clase trabajadora y la lucha contra la explotación y la violación de los derechos laborales y sindicales en las plantaciones agrícolas. COLSIBA rescata el respeto a la autonomía y libertad de afiliación política e ideológica de sus organizaciones.

En el 2007, en la novena conferencia de Colsiba pasa a ser Coordinadora de Sindicatos Bananeros y Agroindustria, en la actualidad trabaja con los sectores de Caña, Piña y Banano.

Surge como una respuesta a la crisis internacional del mercado bananero, que sistemáticamente impacta y afecta directamente las condiciones de vida y de trabajo de los y las trabajadoras en las plantaciones bananeras.

Frente a esto, COLSIBA impulsa y desarrolla actividades de educación, capacitación, organización, comunicación, movilización, denuncia y solidaridad, tendientes a contrarrestar las consecuencias de las medidas que aplican los empleadores y gobiernos en los países productores. Desde su fundación COLSIBA ha logrado el reconocimiento de los sectores de la industria bananera, principalmente las empresas transnacionales que dominan la producción y comercialización internacional de la fruta. Ha establecido, además, importantes redes de apoyo solidario en los países consumidores y productores para elevar su capacidad de incidencia y gestión política a favor de los y las trabajadoras bananeras, de manera particular, y de otras áreas de la producción agroindustrial.

¿Quienes Somos?

La Coordinadora Latinoamericana de Sindicatos Bananeros (COLSIBA) es una instancia unitaria regional, integrada por organizaciones sindicales de los trabajadores y trabajadoras especialmente de plantaciones bananeras, pero, además, de actividades agrícolas como la caña de azúcar, el café, flores, y diversas actividades agroindustriales desarrolladas en Belice, Guatemala, Honduras, Nicaragua, Costa Rica, Panamá, Colombia y Ecuador.

Son 10 organizaciones unitarias, entre ellas, coordinadoras nacionales, federaciones nacionales, uniones, asociaciones de trabajadores y campesinos, así como sindicatos de industria y nacionales, los que en total suman 42 organizaciones de base y más de 45.000 trabajadores y trabajadoras organizados.

Misión

Para alcanzar la visión, COLSIBA, y sus organizaciones sindicales trabajan de forma, unida, solidaria, sostenible, autónoma, pluralista y democrática, promoviendo liderazgo propositivo, con capacidad de incidencia, investigación, capacitación, denuncia y difusión, impulsando y fortaleciendo la equidad de género y luchando por la justicia social y laboral de las y los trabajadores bananeros y de las agroindustria en Latinoamérica.

Visión

A 2021, COLSIBA fortalece sus alianzas internacionales y a través de estas, logra hacer incidencia en términos de defensa de derechos laborales, sociales, humanos y ambientales, con enfoque de género, contribuyendo a mejorar las condiciones de vida de los y las trabajadoras en Latinoamérica afianzándose como un referente de lucha en la región.

Su Estructura

Para la planificación de sus acciones y el logro de sus metas, COLSIBA organiza cada dos años una Conferencia Sindical Bananera Latinoamericana, donde se discute y se toman acuerdos, tanto de las relaciones de producción y comercialización bananera, y su impacto sobre las condiciones laborales y sociales de los y las trabajadoras del sector. Los acuerdos se adoptan por medio del consenso, y todas las organizaciones participan en igualdad de condiciones.

Para la verificación y cumplimiento de los acuerdos adoptados en estas Conferencias, así como para la discusión y consulta de temas emergentes, se establece un Comité Coordinador conformado por dos delegados y delegadas (por lo general un hombre y una mujer) por cada organización. Esta instancia se reúne dos o tres veces al año.

Principios de la COLSIBA

  • Practicamos la solidaridad como forma de fortalecer la lucha sindical a nivel nacional, regional, continental y mundial.
  • Asumimos el compromiso de forjar la unidad del movimiento sindical latinoamericano de la agroindustria, como medio que garantice el respeto de nuestros derechos y conquistas.
  • Ejercemos la democracia interna como forma genuina de renovar y asegurar la participación real de nuestros miembros.
  • Creemos y ejercitamos el pluralismo ideológico y político.
  • Mantenemos invariable nuestra autonomía organizativa y política.
  • Defendemos con ahínco la libertad de sindicación, el libre ejercicio de la contratación colectiva y el derecho de huelga.
  • Condenamos toda forma de explotación que conlleve a la degradación humana.
  • Trabajamos por la equidad de género en la participación y toma de decisiones y rechazamos y condenamos todo acto de discriminación en contra de la mujer.
  • Luchamos por la erradicación del trabajo infantil.
  • Reivindicamos firmemente los derechos de los trabajadores migrantes.
  • Luchamos por un comercio con justicia social y ambiental que dignifique a los y las trabajadoras.
  • Condenamos toda forma de violencia antisindical y su impunidad y luchamos por la erradicación amenazas y asesinatos de luchadores/as sociales.